Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

21 mayo, 2013

Los muy cuentos del abuelo

Érase una vez un país meridional que, a pesar de su desaforada pasión por el deporte, casi nunca ganaba en los Juegos Olímpicos y prácticamente en todos los deportes que cuentan. Sus figuras apenas si ganaban una vez en su vida una competición, torneo o carrera de nivel. Repetir era para los demás.

Ese país quiso mejorar y para ello viajó mucho, para aprender lo que se hacía en otros sitios, y poder aplicarlo a sus súbditos porque era su derecho y algunos quieren creer que su deber, costase lo que costase.

Es historia bien sabida -y lo es porque se puede comprobar- que ese país pasó de sacar 4 medallas (un oro, dos platas, un bronce) en Seúl 88 a ganar 22 en Barcelona 92, 13 de ellas de oro. En sólo cuatro años, y todo por la motivación de jugar en casa.

También por esa época España fabricó a su primer campeón deportivo con todas las de ley, siquiera la de Galeno, un ciclista que un buen día salió en una contrarreloj en Luxemburgo y sacó 3´ al segundo, casualmente compañero de equipo, y que todavía pudo sacar 3´47" al tercero, uno que se deprimió y nunca volvió a ser el mismo. Menudas se las gastaban.

Si lo piensan bien, la historia deportiva española se puede vender como una fábula. De hecho, es siempre así: conocidos propagandistas que van desde Segurola hasta Vázquez Montalbán son capaces de vender una historia de explotación, dictadura y después liberación gracias a los beneficiosos aires de la democracia. Son capaces de vender como leyenda cualquier cosa que les caiga encima.

Monchito, uno más de esa serie de propagandistas de la misma fábula que se retroalimenta, y que no hace mucho escribió que "el ciclismo ha contaminado a otros deportes", es el director del diario deportivo As (que a falta de contenidos ofrece una foto de una chica en paños menores todos los días) y el autor de un blog de batallitas deportivas que después acabarán en libro.

En su última entrega ha tenido a bien dedicarle un poco de su tiempo y su privilegiada sexagenaria memoria, donde se mezclan realidad y ficción, a ese deporte que todo lo contamina. Cuenta una fábula, y no disimula nada porque el titular lleva animales, de siempre los protagonistas de las fábulas y lo que los diferencia del cuento. Cuenta un cuento, como siempre y desde hace décadas.

Lo de menos es el motivo: quizás se inspiró -es un decir, y ya verán por qué- en el mal tiempo reinante en este Giro. ¿Nos quiere decir Monchito que el mal tiempo siempre ha existido en el ciclismo? Para eso son las fábulas y por eso las cuentas los abueletes: para que de ellas extraigamos lecciones. Mira la hormiga cómo ahorraba para el invierno, mientras la cigarra cantaba.

El motivo es la famosa etapa del Monte Bondone del Giro 1956, que ni el vivió, ni está en condiciones de evocar. En este u otro deporte, pero especialmente este por sus largas horas, por su disputa en abierto -y no en un recinto cerrado- y por su propia idiosincrasia, es muy arriesgado vender fábulas, porque la historia reciente nos demuestra que una cosa es lo que se publica y otra lo que se ha visto por la televisión.

Por ejemplo, en la fábula de Monchito achaca toda la desgracia del héroe nacional a los pinchazos, cuando es bien sabido que Bahamontes no sabía bajar, o peor aún para sus intereses de propagandista: en aquel 1956 Bahamontes todavía no se había convencido que podía apostar por la general y se contentaba con ganar el GP de la montaña. Evidentemente, una actitud de tal laxitud rompe toda la falsa épica de la fábula, por lo que es mejor obviarla.

Ya se dan cuenta, ¿no? Estas historias evocadas, y más en boca de algunos de los responsables de la apestosa omertá en torno al conocido como milagro del deporte español -del que saben perfectamente su origen y gestación, que va más allá de entrenar mejor- suena a mofa y pandereta, porque en el fondo y en la forma son batallitas con escaso apego a la realidad y lo realmente ocurrido. Son fábulas donde los animales hablan. O escriben.

¿Cómo se puede escribir de una jornada de hace 57 años que tenía "tiempo aceptable"? ¿Que es eso de "presagios de mal tiempo"? ¿Acaso los organizadores abrieron el vientre de una golondrina para escrutar el futuro? No lo sabemos, pero si sabemos que Monchito no estuvo ahí, pero escribe como si lo estuviese. O si lo hubiese visto por la televisión. Algunos todavía viven anclados en la cultura del pasado, del periodista como interprete supremo de la realidad, cuando lo que enseña la historia de este deporte -y de los demás- es que no te puedes fiar de ninguno: por decirte, te dicen hasta el tiempo.

Y la edad, claro, que tan malas pasadas juega: "la victoria más espectacular jamás lograda en la historia del ciclismo". Seguro que es incapaz de decir "el partido más espectacular disputado en la historia del balompié", pero para el deporte que todo lo contamina no escatima en hipérboles, invenciones, isobaras y prediciones meteorológicas.

Pensarán que estoy exagerando y cebando en exceso con alguien que, entre otros méritos, alberga a gente que tiene la crónica xxxx preparada antes de la xxxxx noticia, pero lo que me ha indignado de esta fábula-cuanto del Abuelo Cebolleta (¡que gran invento del genial Vázquez, popularizado a nivel mundial por los Simpson!) es esta frase con la que remata uno de los párrafos finales:

"En internet se pueden ver esa etapa, y la del Stelvio, buscando por Giro-1956."

No, no es cierto. Se pueden ver fragmentos mínimos, pero no se puede ver la etapa. Ojo a cómo lo presenta como prueba de corroboración y fiabilidad: "en internet". Y hasta te da el término de búsqueda. Lo que se ve es un resumito, como lo de los partidos de ese Real Madrid de la época, compuesto de refugiados políticos y económicos, y que tanto gusta a Monchito

Y no vale la excusa de que es muy antigua: hace pocos días hemos asistido a la rememoración de una supuesta etapa histórica a cargo de uno de los personajes más nefastos del ciclismo, que tampoco se pudo ver por las condiciones meteorológicas. Ahí es el terreno abonado a la leyenda interesada: hasta han puesto un monumento en el lugar exacto donde atacó el yonki de Pantani, en una engañifa que se ceba a sí misma con fotos de gusto tan soez como esta

En el ciclismo y en el deporte, o se ve todo íntegro o es todo una patraña y una fábula. Algunos se encuentran muy cómodos repitiendo o evocando una y otra vez esas fábulas, que contienen más de imaginación que de realidad. La de 1956 y la de 1998. Es hasta tal punto repugnante una aproximación tal por parte de un periodista a un fenómeno que en gran medida se mueve en la oscuridad y bajo leyes de silencio que casi consigue dejar en segundo plano la poco contenida admiración por el sufrimiento y las penalidades que padecieron los ciclistas aquel día. No lo disimula en absoluto.

A mí ese ciclismo no me gusta. Tampoco ese periodismo. Es normal que a Monchito sí, al fin y al cabo es el director del periódico que publica la exclusiva sobre Badiola, Eufemiano Fuentes y la Real Sociedad, pero al mismo tiempo es incapaz de poner el nombre de Xabi Alonso. Ese es el nivel del cuento sobre el deporte. Batallitas: los cuentos del abuelo de siempre, y esta, la historia de nunca acabar y de la que sabemos el final.
***
El lugar común en torno al origen siciliano de Nibali y que nadie le ataque, y también la escandalosa política de pactos de este Giro, ha transcendido al gran público, hasta el punto que el esclavo Agnoli ha publicado este curioso tweet:
La broma, de pésimo gusto, es equivalente a que un vasco bromee con Mikel Antza, Jose Antonio Urrutikoetxea y Garikoitz Aspiazu, pero en el ciclismo ya vale todo. Al fin y al cabo, ¿no fue la subida al Galibier un homenaje a Pantani? Pues eso; mal gusto dapertutto
***
La Policía francesa retiró clavos esparcidos en la subida al Telegraphé, poco antes de que pasasen los ciclistas.  ¿Gamberrada casual o protesta por una carrera italiana y los problemas que ha causado? Es un acto muy poco frecuente, pero que demuestra que no a todos les gusta el ciclismo a todo coste.
***
Muy interesante. En este artículo de propaganda nauseabunda sobre la Ministra francesa del ramo (y menuda militancia nacional con ese pelo y esas gafas, parece sacada de un chiste sobre los soixante-huitards), que recuerda mucho a los que se publicaban en La Voz de Galicia sobre Fraga y sus supuestas jornadas maratonianas de trabajo, se ve que fue informada sobre el positivo de Sylvain Georges a las 18:30.

El corredor no tomó la salida en la etapa del día y, sólo cuando se estaba disputando, se difundió la noticia de su positivo en la etapa del día 10 de mayo, sólo cinco días antes. La Ministra se enteró más tarde, pero en el mismo día. En España, es muy probable que Wert se entere del positivo de un deportista cuando su mujer Edurne Uriarte esté haciendo zapping entre programas de cotilleos (perdón, tertulias políticas, de las que es una consumada intérprete) y bostece. Lo que es seguro es que a ambos les importará un pimiento.
***
(relacionado con lo anterior) A este psicólogo deportivo -fijense en la foto, parece un vendedor de blanqueador dental: en el fondo y en la forma no son más que eso- le parece que ese positivo se podía haber evitado, que no tenía que haber transcendido al público...¿Psicología aplicada? 
***
Una idea genial, vía @ezy_ryder Hay oportunidad de negocio en prácticamente cualquier componente de las bicicletas, y algunos las aprovechan. Supongo que el principio básico en este invento es el mismo que rige a las bandas reflectantes que también se estiran y se aprietan con un golpe, pero me parece una idea genial, sencilla y muy práctica.

13 comentarios:

Fidel dijo...

En el diario de la señorita, está este "estupendo" artículo, que dice que el ciclismo ha cambiado. http://opinion.as.com/opinion/2013/05/18/portada/1368830554_652942.html

Insinúa de mala manera y no señala nunca lo que deja claro para quien quiera mirar. "Si es por un cambio en la planificación de la temporada, démoslo por bueno"

El periodismo se ha vuelto imprevisible ...

Anónimo dijo...

Parece que Menchov anuncia su retirada por lesión. ¿Tendrá algo que ver con lo del ganador de grandes vueltas con problemas con el pasaporte biológico?

Cuando miro la clasificación del Giro y veo por ahí arriba a Santambroggio (con etapa ganada y todo), no se por qué, pero me acuerdo de Ezequiel Mosquera.

FANATO

Wololo30 dijo...

Menchov y Leipheimer se retiran. El 1º me imagino que será el de los rumores de los que se hablaba aquí hace unas semanas

Anónimo dijo...

En el mundo publican la retirada de Menchov (http://www.elmundo.es/elmundodeporte/2013/05/20/ciclismo/1369077952.html) pero parece que se les ha olvidado la Vuelta de 2005.
:)

Anónimo dijo...

Nos puedes traducir el tweet de Agnoli,Gracias.

Anónimo dijo...

Pues yo me voy a poner un poco en plan tocapelotas para decir que el "invento" ese del guardabarros enrollable lo veo un poco chorra. Queda demasiado alto sobre la rueda, con lo que su eficacia protectora contra el agua es mínima, además, sólo quitaría el agua que salpica hacia arriba, empapándote las piernas ya que no cubre la zona donde la rueda pasa cerca de los pedales. Lo de que se pueda enrollar y lleve un reflector es una tontería, puesto que la mayoría ya tenemos luces en la bici y no haría falta.

En resumen, me sigo quedando con el de 6€ del Decarthon, y el resto hasta los 35€ que vale el otro (+gastos de envío) me lo puedo gastar en EPO, jajajajaja!!!

Saludos.

Sergio ciclismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Fidel: Miguel Mora es un zombie.

Fanato: yo veo a Giupponi, lo veo capaz de acabar segundo en Bérgamo.

Wololo30: lo de Menchov suena muy feo, pero no hay comunicado oficial de Katusha.

Anónimo: El Mundo es así, espero que nadie de al enlace y les proporcione una visita a los del Titadyne.

Anónimo: claro, sin problemas

Ma è vero che domani come ospite d'onore al Giro c'è Totò Riina e sul Moncenisio a darci le mantelle c'è Provenzano e Vito Ciancimino?😂😂😂😂😂

"¿No es verdad que mañana el Giro tendrá como invitado de honor a Totò Riina, y en la cima del Moncesinio nos darán los abrigos Provenzano y Vito Ciancimino (siguen risas virtuales)"

Anónimo: no te falta razón, pero la industria vive de proponer cosas bonitas, nuevas y más caras, pero que suplen algo para lo que ya existe una alternativa más fea, antigua y barata.

Si lo piensas, es así en todo.

Brandy dijo...

Me hace gracia que este desconocido blog del jefe de Roncero y Manolete intenta tener un sello más señorial al tenerlo encuadrado en "El País", como quien va a una parrillada de chorizo y morcilla vestido de traje de etiqueta.

Supongo que el libro de refritos y batallitas irá dirigido a un público de cierta edad con el comercial gancho de la nostalgia. Di Stefano, Bahamontes, Santana, el NODO, etc...todo ello adornado o directamente inventado, como ya has explicado perfectamente. Es cansino y fantasioso, pero lo peor es que tiene mala calidad literaria.

El pronóstico del tiempo para los próximos días en la zona del Giro es, de nuevo, malo. Frío intenso y nevadas intermitentes. Acquarone saldando el merchandising del Giro.

Anónimo dijo...

La única diferencia de Pantani con el resto de ciclistas de su época que dieron positivo, es lo que le sucedió en su vida privada, que es a lo que debería de referirte cuando hablas de yonki.

El escrito de Relaño no está nada mal para ser de un futbolero. Al menos incluye fotografías reales de la etapa y creo que se ajusta más a la realidad que tu en el post del Galibier donde además de incluir una foto de otra etapa dices que Visconti no levantó los brazos. Para el post que has escrito, deberías haber hecho como en el Giro, jornada de descanso. A mejorar.

coppino.

Sergio ciclismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios, por fin alguien se hace eco del tema principal de hoy. Brandy: buen apunte el de la ubicación del blog dentro del grupo PRISA.

coppino: sólo alguien con las facultades cognitivas afectadas puede haber pensado que esa foto de Visconti era de la etapa. Háztelo mirar, en serio.

Anónimo dijo...

Sergio, que a eso ya llego. Solo alguien con las facultades cognitivas afectadas pone una foto y un título irreales. Visto desde otro lado, dan un indicio de lo torcida que esta la realidad que luego describes.

coppino

Dag Otto dijo...

coppino, hazte un blog. Son anonimos y gratuitos.

Anónimo dijo...

Si mal no recuerdo, yo la etapa de 1998 la vi perfectamente. La ascensión al Galibier se vio, un poco menos la de Les Deux Alpes, pero se vio.